Sobrevivir a los malos días

Sobrevivir a los malos días

Fotos: Tania Férnánez/OCB.

Liberbank Oviedo Baloncesto 71 – Araberri 63

 

 

Tenía la sensación al acabar el partido que habíamos visto el peor partido de la temporada en Pumarín. Javi Rodríguez lo confirmaba en la rueda de prensa posterior al partido: “Ha sido el peor partido del año”. Lo único positivo de la tarde en Pumarín fue el sumar la victoria número 17 de la temporada, porque en cuanto a juego, actuaciones, etc, no hubo mucho que rascar.

El partido discurrió con un ritmo lánguido durante los 40 minutos, en parte debido al juego del Araberri, siempre llevando las posesiones al límite, jugando sistemas muy largos y enganchados al talento del Junior Robinson, impresionante desde sus 1,65.

Sin ritmo, el Liberbank Oviedo fue manejando la situación gracias al acierto en el perímetro de Davis Geks en el primer período de partido y apariciones puntuales de Arteaga, Llorente, Ahonen y un triple de Spieth que ponía 64-58 a 3 minutos cuando el equipo local estaba sufriendo para encontrar el camino del aro. Pero sobre todo, fue la defensa la que permitió al OCB mantenerse en el partido y sacar el resultado adelante, algo muy importante en días en las que el ataque y las ideas no fluyen. Ganar malos partidos acaba siendo muy importante de cara a la clasificación, pues no todos los días los porcentajes en el tiro van a ser como los del dia del Barça B.

Con los jugadores de Araberri agotados (Robinson 40 minutos en pista, Nedovc 33, Kamba 31), un par de buenos minutos de acierto en el último cuarto dieron el colchón suficiente para sacar adelante un partido feo pero que coloca a los locales 4º en la clasificación ante una jornada doble que puede decidir muchas cosas en la LEB Oro.

Spieth y Douvier, intensidad en la pista

No son un dechado de talento, pero si algo han dejado claro las dos últimas incorporaciones del Oviedo Baloncesto es que son jugadores del agrado del técnico local: mucha intensidad, mucha dedicación defensiva y 0% de egoísmo o bucar hacer sus números. Spieth está claro que es un jugador que gusta a Javi Rodriguez: en más de 20 minutos de media desde su llegada y echando prácticamente de la rotación a Víctor Pérez, va entrando en dinámica defensiva y en ataque, sin asumir protagonismo, empieza a anotar los tiros liberados, principalmente de media distancia. No va a ser un jugador que genere por sí mismo puntos, pero está claro que ha encajado como un guante para el puesto de 3 del equipo. Douvier, todavía algo más perdido es evidente que no tiene el talento de Nuutinen, pero físicamente es muy fuerte para esa posición de 4 en la que deberá dar descanso a un cada vez más imprescindible Jakstas. Más comunicativo con los compañeros que Spieth, intenta más cosas en ataque, aunque todavía le falta.

 

No Comments

Post A Comment