Liberbank Oviedo 70 – CB Almansa 72: Malas sensaciones

Llorente, en el OCB-Almansa

Liberbank Oviedo 70 – CB Almansa 72: Malas sensaciones

70-70 y poco más de 20 segundos por jugar. Llegamos a esta situación tras una absurda pérdida de balón del OCB, con un mal pase de Llorente buscando a Arteaga en el poste, en una jugada vista mil veces en estas últimas temporadas.

Y sirve esa pérdida de balón y lo que siguió después como buen resumen del partido jugado entre el Liberbank Oviedo y el CB Almansa en Pumarín: un auténtico desastre.

Con empate en el marcador, una última posesión en manos de los visitantes y tan solo 3 faltas hechas en los de Javi Rodríguez, parecía más o menos claro lo que se dibujaba en el horizonte, o por lo menos algunas variantes:

  • Ir a defender fuerte, con el comodín de las faltas por hacer e intentar robar el balón.
  • Dejar que Almansa consuma posesión y hacer falta para romper el sistema y dejar menos posesión para la última acción.
  • Defender y defender, pero teniendo en mente que no hay canasta fácil porque hay una falta disponible.
  • E incluso, a la “yugoslava”, forzar dos faltas rápidas, llevar a la línea de tiros a un rival con bajo porcentaje y tener la última posesión.

Bien, pues de todas estas opciones, Liberbank Oviedo no eligió ninguna. NINGUNA (elección de Javi Rodríguez según explicó en rueda de prensa). Defendió en media pista sin intensidad, permitió el missmatch en un simple bloqueo frontal y sin más movimiento de los locales que un 1×1, no mandar ninguna ayuda para evitar la bandeja definitiva. Una bandeja cómoda a dos segundos del final del partido. Inconcebible. El despropósito se consumó con la última acción, donde el equipo prácticamente pierde la opción de empatar en un mal saque que a Jakstas se le va de las manos…sí, luego pudo haber falta en el lío, pero no deja de ser anecdótico. Un colofón digno de uno de los partidos más flojos que recuerdo a los locales en Pumarín.

Malas sensaciones desde el minuto 1

Era mi primer partido en Pumarín de esta temporada y las sensaciones fueron muy malas desde el minuto 1, con mucha tensión y nervios desde la primera jugada del partido, tanto en la pista como el banquillo e, incluso, en la grada. Como si todos supiesen de antemano que ganar el partido no iba a ser sencillo pese a que el rival, sobre el papel, es de lo más asequibles de la categoría.

Y es que el recién ascendido Almansa dominó el ritmo del partido con una receta muy fácil: jugando lento, atacando el rebote y haciendo que OCB cometiese numerosas pérdidas de balón (hasta 17). Una receta simple que sacó a relucir las carencias en los locales, empezando por la línea exterior, sin duda la más debilitada comparado con el año pasado. Con Olafsson totalmente desaparecido (2 tiros, 2 fallos, aunque sí estuvo voluntarioso en defensa) y Coggins desesperando a cualquiera (hasta 2 balones perdido en el primer pase del sistema…), se quedaban como referencias un Llorente que el año pasado era el revulsivo desde el banquillo y Víctor Pérez, prácticamente fuera de la rotación el año pasado y ahora, de nuevo, jugando minutos de importancia. Ahonen, Geks, Cárdenas…el cambio es brutal.

Con Arteaga aún fuera de forma (esperamos que sea eso, pero lo cierto es que se le ve lento y fue dominado por Rowle), las únicas buenas noticias llegaban de la mano de un resolutivo Devin Wright y, sobre todo, de Álex Reyes (35 minutos…), no muy acertado en el tiro pero dando sensación de ser, de largo, el go-to guy de este equipo y estar preparado para asumir galones desde ya.

Aún así, la victoria estuvo cerca, pero está claro que queda mucho, pero mucho por mejorar y que no me extrañaría que viésemos movimientos en los despachos en un periodo breve de tiempo. Con dos partidos lejos de Pumarín esta semana, un posible 1-5 en la clasificación puede acelerar la toma de decisiones.

Fotos: Tania Fernández/OCB

No Comments

Post A Comment