Los soldados de Obradovic

Imponente Fenerbahce

Los soldados de Obradovic

Llego corriendo a casa. Enchufo euroleague.tv y me sobreimpresionado en la pantalla un 36-48 en el Fenerbahce-CSKA. ¿Cómo? Vaya baño, ¿no? Pregunto en twitter y me dicen que incluso ha sido peor, que un 6-0 final había salvado un poco el parcial para los de Obradovic, totalmente desbordados por el equipo ruso. Vaya, esto no me lo esperaba.

Me siento a ver el resto del partido. Y de repente, me encuentro no a un equipo, sino a un ejército, un auténtico “wild bunch” con un objetivo entre ceja y ceja: dar la vuelta al partido. Sí, un partido de la jornada 13, siendo líderes, que a efectos de clasificación podría pasar hasta por insignificante y del vestuario, a buen seguro azuzados por Zeljko, salió un auténtico vendaval, dispuesto a dejarse el alma en los 20 minutos restantes.

Datome hizo la primera, la segunda…y en 4 minutos de cuarto, una canasta de Guduric ponía a Fenerbahce por delante. El Ulker Sports patas arriba, los jugadores encendidos y el CSKA, e Itoudis, paralizados, muertos de miedo. Algo que tampoco es que sea nuevo, precisamente. Sloukas/Guduric/Datome/Melli/Vesely fueron los encargados de llevarse por delante a CSKA, dejando el partido igualado, pero con una inercia ya distinta.

Aguantaron los rusos en el partido, con Clyburn y Sergio Rodríguez tirando del carro (De Colo, perdido en el banquillo…¿castigo? ¿tocado?), pero la suerte estaba echada. Volvieron a ponerse los rusos hasta 6 puntos arriba, pero la fortaleza mental y el convencimiento estaban al otro lado de la pista. Parcial de 12-1 para acabar el partido y el CSKA resumiendo sus últimos años en la Euroliga en los últimos 30 segundos: Alec Peters perdiendo un balón estúpido a media pista, el equipo regalando un rebote ofensivo y, totalmente en shock, tardando 7 segundos en parar el partido con Itoudis (otra más para su historial de desastres en la dirección de un partido) desgañitándose en la banda.

Fenerbahce de guerrillas

Erick Green (no es jugador para estos niveles), 0 minutos. Lauvergne, 10 minutos. Vuelve a apostar Zeljko por las rotaciones cortas (¿pasará factura allá por la primavera?), confiando ciegamente en los jugadores que le acompañan en el proyecto turco desde hace años. Y estos son los que parecen haberse imbuido del espíritu competitivo del entrenador balcánico, jugando con una determinación, afán de victoria e intensidad que, a día de hoy, nadie iguala en la Euroliga.

Guduric, Datome y Vesesly, ¿mejor que nunca?

Cada semana veo jugar a Guduric mejor, tanto en ataque como en defensa. En su 2º temporada, empieza a ocupar ese hueco tan grande que dejó Bogdan Bogdanovic. Impresionante su 68% en tiros de tres, algunos de ellos en los momentos calientes de los partidos. Luigi Datome ya tiene mando en plaza en Estambul; desde 2015 involucrado en el proyecto, sigue siendo la inteligencia y elegancia en persona. Sin necesidad de hacer grandes números, su presencia es fudamental para Zeljko: da equilibrio, experiencia y casi siempre toma la decisión adecuada.

Y dejo para el final a Jan Vesely. Está jugando el checo a nivel MVP. Ayer, era una delicia verle apretar al base rival a 9 metros del aro: flexionado, metiendo manos y recuperando su posición a la velocidad de la luz. Otra muestra de su progresión es su alucinante 85% en los tiros libres, algo que, para los que lo vimos hace años luchar para estar en el 50% es impresionante. Sigue cerrando el aro como prácticamente nadie en Europa (y atacando el rival, con un 12% de TRR en ataque). Un dato demoledor: con él en pista, Fenerbahce está +85 en las estadísticas. Diferencial.

Fenerbahce - CSKA

No Comments

Post A Comment