Lo que vimos en el Real Madrid-Barça

Lo que vimos en el Real Madrid-Barça

Y algo habrá que hablar del loco partido que vimos en el Palacio de los Deportes. Allá van una serie de apuntes:

  • 2-0. Parece que el ruido que envuelve a los Madrid-Barça este año ha provocado que los de Pablo Laso salgan con un extra de motivación en estos partidos. Ver a alguien tan, digamos disperso, como Randolph centrado en la pista, celebrando con rabia…está claro que hay “algo más”. De momento, 2-0 para los blancos y la sensación de que todos los partidos entre ambos (y me sale que nos faltan, tranquilamente, 8 o 9 más este año) van a jugarse al 101%. Un Real Madrid que cuando jugó con sus señas de identidad claras, fue muy superior al Barça. Con Campazzo/Taylor/Deck/Randolph/Tavares, el +/- debió ser escandaloso, encontrando una y otra vez la forma de hacer daño al Barça, tanto en defensa como en ataque.
  • Y Mirotic desapareció. Víctima de la presión, de su inseguridad, de un exceso de ansiedad. No sabemos por qué, pero una vez más dejamos de ver a Mirotic en los minutos finales. Sobreexcitado, pero aún así, se le caían los puntos al hispanomontenegrino de las manos (19 puntos a la chita callando), no le vimos asumir la responsabilidad en el final del partido. Y esto es algo que arrastra desde hace años y que, poco a poco, va marcando al jugador. Tuvo que ser Cory Higgins, pese a su mal partido, el que se echase al equipo al hombro, lleno de confianza pese a sus pésimos porcentajes. Y Niko, escondido en la esquina. Algo similar a lo que ocurrió en Milán. Y no es eso lo que se espera de él.
  • Campazzodependencia extrema: Volvió el Campazzo estelar y con él voló el Real Madrid. Intenso atrás, atacando a la defensa desde el segundo 1 de la posesión, pero leyendo estupendamente el ritmo del partido y siendo capaz de jugar con inteligencia los 5×5. En ningún momento pudo Hanga contener el vendaval argentino y sufrió por ahí la defensa del Barcelona. Pero el panorama tornaba sombrío para el Madrid cuando el argentino tomaba aire. Llull se liaba en un “bota-bota” continuo que llevaba las posesiones al límite sin exigir a la defensa del Barça y, defensivamente, el Madrid perdía agresividad y los exteriores del Barça vivian mejor (todos menos un Higgins atado muy en corto por un gran Taylor). Pasando bloqueos por detrás, equivocando la lectura de los 2×2. Un pequeño desastre que dio vida a los de Pesic. De Laprovittola…una vez más, muy lejos de un nivel Euroliga. Sufre ahí el Madrid y uno no deja de acordarse del verano y el jugador que debió llegar en lugar de Lapro o Causeur.
  • Llegó Gabi Deck para quedarse: Otro gran partido del argentino, totalmente consolidado como el 3/4 titular en el Madrid. Aprovechó la ausencia de Claver (importantísima para el Barça) para adueñarse del poste ante jugadores inferiores físicamente y supo abrirse con inteligencia cuando eran Mirotic u Oriola sus parejas. Extremadamente listo leyendo el baloncesto, siempre aparece en momentos importantes, demostrando una madurez muy superior a sus 24 añitos que veteranos en este tipo de batallas. Ahora mismo no se le ve techo y parece llamado a ser uno de los referentes de este “nuevo Real Madrid”.

  • Pesic y la segunda unidad: Remontó el Barça cuando pisaron el parquet del Palacio los Ribas, Kuric, Oriola y Tomic. La “vieja guardia”, que parece entender mejor lo que Pesic quiere de sus equipos. ¿Puede ser que el técnico esté más cómodo con estos jugadores de perfil más bajo? Lo cierto es que éstos rindieron a la perfección y metieron al Barça en el partido. Cuando fueron dejando su sitio a los titulares, el Madrid volvió a estirarse. ¿Estajanovismo sobre talento? Puede ser, aunque claro, al frente de esta unidad estaba un super clase como Malcolm Delaney, al que todavía no se le da la importancia que puede llegar a tener.
  • El límite de unos y otros: Mirando a medio y largo plazo, ¿qué equipo parece más cerca de su 100%? No tengo dudas de que el Barça. Con Heurtel, Pangos y Claver fuera, con una trayectoria como equipo más corta y viendo a Higgins y Davies totalmente fuera de foco, parece que el equipo de Pesic tiene un techo más alto (para mí, siguen siendo favoritos número 1 a ganar todo este año). Pero el Madrid también tiene motivos para sonreír: han comprobado que son más que capaces de plantar cara al superpoderoso Barça, que los años jugando juntos es un plus que el Barça todavía no tiene y que parece tener recursos para oponer a la rotación del equipo culé. Sí, está mucho más cerca de su límite (ays otra referencia exterior…), pero sale convencido de que el Barcelona solo podrá ganarles si alcanzan también ese 100%.

Menuda temporada nos espera…

No Comments

Post A Comment