HISTORIA DE LA FINAL FOUR EUROLIGA (XIII)

Llull y Sergio Rodriguez

HISTORIA DE LA FINAL FOUR EUROLIGA (XIII)

Estambul 2012

Panathinaikos, campeón vigente, parecía ir directo a por su 7º título, con un 15-29 en el primer cuarto. Pero como ocurre muchas veces en Final Four, el equipo que viene por detrás suele llevarse al gato al agua, y CSKA dio la vuelta al partido ya en el 2º cuarto. De ahí en adelante, igualdad y algo que se ha acabdo convirtiendo en habitual: la maldición de Teodosic y las F4. Con 66-64, un jugador como él, de casi 90% el los tiros libres, fallaba los dos y daba posesión a Panathinaikos para llevarse el partido, pero PAO no lograba ni lanzar a canasta y cedía “la corona”.

La otra semifinal tenia un claro favorito: FC Barcelona. Los de Xavi Pascual llegaban a Estambul con unos números que asustaban: 9-1 (derrota en Siena) en primera fase, 6-0 en el Top16 y 3-0 en el playoff de cuartos. Enfrente, el “underdog” Olympiacos. Sin hacer ruido, remontando en el playoff al Montepaschi Siena con factor pista, llegaban como el tapado a la Final Four. Pero desde el inicio pusieron las cartas sobre la mesa: defensa durísima, control del ritmo y una fortaleza emocional superior, con Spanoulis al mando. Un 8-0 de salida era un buen indicativo de lo que estaba pasando. El partido, jugado siempre al filo de la navaja se mantuvo igualado con Navarro y Spanoulis especialmente inspirados, pero fue un triple de éste último a apenas un minuto para el final el que sentenciaba el pase de los griegos a la gran final..

La final es sin duda recordada como la de la canasta de Printezis, imagen ya icónica de la Euroliga. El CSKA dominando, celebrando el título en el 3er cuarto con 19 puntos de ventaja y Papanikolau y Spanoulis creyendo en la remontada. Punto a punto, defensa a defensa, hasta la histórica canasta del griego, la petajtari.

Final Four Londres 2013

Se presentaba la Final Four de Londres como una de las más igualadas, con los 4 equipos con opciones reales al título. A la hora de la verdad, Olympiacos volvía a jugársela a CSKA, convirtiéndose en su bestia negra, endosándole una paliza desde el minuto 1 en el partido de semifinales. Por el otro lado, el Real Madrid sentenciaba en el último cuarto su partido contra el Barcelona, volviendo a una final de Copa de Europa 18 años después. Con Tomic y Marcelinho liderando al cuadro de Xavi Pascual fue el parcial de 2-17 en el último cuarto, con Felipe Reyes imparable, el que permitió al Madrid acceder a la finalísima.

La final fue una nueva demostración del carácter competitivo del equipo del Pireo. Al igual que en 2012, remontaron desde muy lejos para acabar sacando de la pista al Real Madrid, superado por la intensidad ateniense (el tapón de Hines a Mirotic). Spanoulis, espantoso en la primera mitad, fue el líder en los segundos 20 minutos con 5 triples y un dominio total de la situación. El “back to back” era un hecho..

Final Four Milan 2014

Todo parecía listo para el gran duelo Real Madrid – CSKA. Los de Pablo Laso habían enamorado a todo el basket europeo con su basket rápido y anotador. El CSKA se presentaba como el equipo físico y exhuberante por excelencia, con calidad en todos los jugadores de su plantilla y Ettore Messina en el banquillo..

Y el Madrid cumplió sobradamente en semifinales. Con la derrota del año pasado en el recuerdo y tras haber derrotado a Olympiacos en un durísimo playoff en el 5º partido, el Real Madrid apalizó al Barcelona 62-100, estableciendo un récord en una Final Four. Un tercer cuarto para la historia (28-11) y una actuación muy coral de sus jugadores, con Sergio Rodríguez, Mirotic, Llull, Felipe y Rudy por encima de los 10 puntos colocaba al Real Madrid en la pole para levantar el título en la gran final.

 

.¿Su rival? Un sorprendente Maccabi, con el que nadie contaba y que se aprovechaba de un nuevo colapso del CSKA en una Final Four. Del 67-63 a 20 segundos para el final al 67-68 con canasta decisiva de un Tyrese Rice que empezaba a marcar territorio en la Final Four. Khryapa debe recordar todas las noches de su vida el balón perdido….

En la final, la igualdad fue la tónica dominante, con el Real Madrid intentando distanciarse y Maccabi aguardando su momento; lo intentó en el 2º cuarto, con un +11, pero Maccabi enguajó rápidamente la diferencia. Más importante parecía la diferencia de +4 en el minuto 36, pero un 10-2 de Maccabi, con Tyrese Rice protagonista puso al Maccabi al borde del triunfo. Con el “gancho”, a base de tiros libres, el Real Madrid pudo forzar la prórroga, donde Rice fue absolutamente imparable, llevando en bolandas al Maccabi a un inesperado título de Euroliga.

 

Final Four Madrid 2015

Y a la tercera, el Real Madrid. Corría el riesgo el equipo de Pablo Laso de no amortizar con un título el baloncesto con el que se habían ganado el respeto y admiración de toda Europa. Necesitaba una Euroliga que pusiese en el palmarés de la competición a un equipo que había hecho un baloncesto como hacía mucho tiempo. Y para eso, exactamente para eso, había llegado Andrés Nocioni al Real Madrid. El Madrid necesitaba una Euroliga, el Chapu necesitaba una Euroliga en su palmarés, y esa fue la gasolina que llevó, por fin, a los de Laso a levantar el trofeo en el Palacio de los Deportes, ante su público y ante sillonbol, presente como medio acreditado en aquella Final Four..

Guía Sillonbol de la Final Four 2015.

Ni Obradovic en semifinales con Fenerbahce ni Olympiacos en la final, en lo que fue la venganza de la 2013 y quizás, el duelo entre los dos mejores equipos del continente en lo que llevamos de década, pudieron con un Real Madrid menos vistoso que en años anteriores, pero sin duda, más práctico..

En semifinales, habíamos asistido a una tradición: el colapso de CSKA en una Final Four. +9 a falta de 4 minutos, aparecía Spanoulis, quien había fallado sus 5 intentos de tres anteriores. No falló más. Con 8 puntos, sentenciaba la final en medio del caos en la filas de CSKA, con todas sus estrellas superadas por la presión.

 

En la segunda semifinal, la aparición de Nocioni en pista le dio al Madrid el plus de intensidad para superar al Fenerbahce de Zeljko Obradovic. En otro segundo cuarto para el recuerdo, el 35-14 de esos 10 minutos finiquitaba en un visto y no visto la segunda semifinal.

No podía el Real Madrid perder su tercera final consecutiva y, con otro 2º cuarto estelar, con 20-9 de parcial, ponía los cimientos para el título. Pero Olympiacos nunca se rinda y la sombra del 2013 se extendió por el Palacio. En un visto y no visto, un parcial de 0-12 ponía a los griegos por delante en el marcador, pero en esta ocasión, el Madrid no se desmoronó. La aparición de Jaycee Carroll, con 11 puntos consecutivos, rescataba al Real Madrid y le ponía en la pista de despegue hacia el título, remachado por dos triples de Nocioni en el último cuarto. La Novena por fin era una realidad.

No Comments

Post A Comment