¿Ha vuelto el Barça?

¿Ha vuelto el Barça?

¿Ha vuelto el Barça? Es pronto para responder a esta pregunta, pero los indicios nos hacen pensar que sí. Con un récord de 6-3 y, lo que es más importante, ganando a domicilio, algo que no era capaz de conseguir en las últimas temporadas, el Barcelona parece volver a disfrutar de la Euroliga.

Quizás lo más importante sea la vuelta de la consistencia, de ganar los partidos que debe ganar y, por lo menos, competir en todas y cada una de las jornadas. Especialmente importante es el volver a ser capaz de ganar lejos del Palau, un imposible en temporadas anteriores y que este año le tiene en un figurado +3 en la clasificación. Con un calendario asimétrico como la Euroliga, es casi tan importante el global de victorias y derrotas como echar un ojo al +/- de victorias y derrotas locales/visitantes. Invicto en el Palau, el equipo de Pesic se encuentra +3 en esa hipotética competición, igualado con el Real Madrid y a tan solo una victoria de CSKA y Fenerbahce. Números para competir por la Final Four.

Pesic, ideas fijas

Si algo destaca de los sistemas de Pesic es que éstos no han variado para adaptarse a los nuevos requisitos del “baloncesto moderno”. El Barça de Pesic sigue construyéndose a partir de la defensa y en ataque, las opciones principales siguen siendo el juego al poste de Tomic y lo que generan Pangos o Heurtel desde el 2×2 central.

Los números no engañan: el Barça es el equipo que mejor defiende cerca del aro, permitiendo tan solo 1,07 puntos por tiro cerca del aro. Mandamiento número 1 del libreto de Pesic: no quiere canastas cercanas. Así, el equipo se cierra y busca colapsar la zona (2º mejor defensa de t2), permitiendo más tiros de lo habitual en estos tiempos desde fuera del arco. No es equipo de arriesgar en busca de forzar pérdidas, confiando su defensa en, como hemos dicho, proteger el aro y cerrar el rebote defensivo (3º mejor equipo de la Euroliga y el mejor si restringimos la estadística a rebotes tras tiro de 2 puntos).

Es estos tiempos de “sabermetrics” y preponderancia del tiro de 3, el Barça de Pesic consigue tan solo el 26% de sus puntos desde más allá del 6,75, siendo uno de los equipos de la Euroliga con peor dato en este apartado, siendo, por el contrario, el 2º en conseguir puntos desde el tiro libre. Con estos datos, podemos sacar conclusiones: equipo que busca anotar en la zona (balones a Tomic) y es agresivo en el 2×2, yéndose la mayoría de las veces hacia al aro y dejando de lado el abrirse al triple. Old skool.

También es old skool en las rotaciones, aunque la vuelta de Hanga ha ampliado el rango de la misma. Con Smits y Pustovyi con un rol casi testimonial, la rotación de Pesic es más corta que en otros equipos de la competición, algo que veremos a ver cómo afecta dentro de unos meses.

Pegamento Claver

Tantas veces denostado, si la recuperación y buen momento del Barça tuviese que definirse por un nombre, éste sería Víctor Claver. Auténtico pegamento para Pesic, la ausencia de Hanga le ha asentado en el puesto de 3. Y, pese a sus dificultades para generar desde el exterior, los sistemas de Pesic, tal y como comentamos antes, potencian su juego. Los números del Barça son muy distintos si está Claver en pista o no. Para empezar, con el valenciano el Barça muestra un +55 en pista, dato muy significativo. Pero es que todas las combinaciones de jugadores con resultados positivos tienen como denominador común a Claver: el 5 “magnífico” es el que componen Pangos-Kuric-Claver-Singleton-Tomic: +41 puntos. El siguiente más efectivo del Barça tiene un +17. Demoledor. Claver-Kuric juntos presentan un +56, si añadimos a Tomic, +53, etc, etc.

Claver, clave en el Barça

Capaz de defender cualquier exterior (lo hemos visto emparejarse hasta con Mike James), tiene a sus defendidos, prácticamente siempre exteriores, en apenas un 32% de acierto en el T3. Además, con él en pista el equipo rebotea más y se pasa el balón mejor (nada egoísta con el balón, su porcentaje de uso es de los más bajos del equipo con apenas 10,3%).

Su rol en ataque es más bien secundario, como hemos visto, siendo su principal jugada el tiro de 3 puntos, pero no ocupando la esquina, sino desde las dos diagonales, con un 36% de acierto, evitando la tan denostada media distancia (solo 1 tiro entre los 4 metros y la línea de tres). La intendencia al servicio del equipo.

El juego de Claver permite el brillo de los que le rodean: con un 3 de sus características, Singleton puede “vivir” en el exterior, amenazando con el tiro, y creando espacio para un Tomic que sigue siendo capital en los sistemas ofensivos del Barça. Con Claver, tanto Pangos como Heurtel pueden jugar 2×2 y esperar el corte hacia el aro de éste, o bien ordenarle esperar en lado débil y abrir así el campo para jugar 2×2 con interiores.

Un rol nada brillante pero que está siendo fundamental en la buena racha del FCB.

¿Candidado al título? Not yet.

No, no veo al Barça todavía armado para poder aspirar al título. Sí, una vez en la F4 puede pasar de todo, pero hay que llegar. Y jugarla muy bien. Y para eso, me falta una pieza que complete el puzzle. Un jugador diferencial, al que mirar cuando más calienta el sol. Ese jugador sí daría ese salto al Barça. Un cambio tan sencillo como Teodosic por Heurtel y….. ah, ¿que Teodosic se quiere volver a Europa? Clinc, clinc, caja….

No Comments

Post A Comment